La Portada

El autor de esta portada, es el joven pintor tesorillero David Solis Illana, amigo y vecino del administrador de este blog, Francisco Quirós "Pacurro".

Vamos a descifrar, lo que ha querido transmitir David, con su obra. Comenzando por la parte inferior izquierda. Las dos líneas que transcurren paralelas, representan a los ríos Genal y Hozgarganta, los cuales confluyen en una tercera línea, que encarna al Guadiaro, del cual son afluentes. Son los tres ríos, que discurren por nuestro pueblo. Origen de una fértil huerta, donde prevalece la calidad de sus cítricos.

El circulo final, es el sol el cual alumbra los cuatro puntos cardinales, que son esas cuatro curvas adosadas al contorno del citado círculo.

Nuestro artista, considera que agua y música, van estrechamente unidos, por eso, los tres ríos y el sol, configuran la forma de un diapasón, (instrumento musical),

Las letras de la parte superior, son las gentes de Tesorillo. El árbol de donde sale la p de pacurro, es un naranjo, que representa a la familia, con sus dos ramas, los hijos que tiene el administrador, de esta página.

Las hojas tienen forma de gotas de agua, porque como decíamos antes, el agua, es la principal fuente de riqueza de San Martin del Tesorillo

jueves, 8 de octubre de 2015

AUTO SERVICIO , NO GRACIAS.



ESTACIÓN DE SERVICIO LOS ÁNGELES
Foto: Blog de Pacurro.-
No hace tanto cuando te disponías a repostar en una gasolinera, a las que  pasaron en llamar estaciones  de servicios.  Un empleado estaba presto a servirte, no se limitaba en llenar el depósito de combustible, amablemente  le  daba un limpiado rápido a la luna parabrisas,  incluso revisaban el nivel de aceite del motor
Con el aumento y renovación del parque automovilístico, las atenciones se vieron obligadas a  disminuirlas. Pero el servicio continuó siendo  personal a través de un operario,  personas muy recurridas para preguntar por  la dirección  correcta o tomar  la ruta  más idónea, eran los G.P.S. humanos.

Posiblemente copiando de los americanos, por el capitalismo un tanto o un mucho salvaje o lo que fuere, se  suprimió mano de obra y pasamos a que tener  que servirnos nosotros mismos el carburante, los precios para nada se vieron disminuidos, en resumen ganancias para la patronal.
Soy sabedor que han existido protestas al respecto y campañas para que  no repostemos en las estaciones  de  autoservicio, lamentablemente con poca suerte.
Hemos pasado del empleado afable que te hacia comentario sobre tu vehículo, cuantos kilómetros había recorrido, que un primo suyo tenía un igual , que  le salió muy bueno, o que hacía falta que lloviera un poco, ya que el campo estaba falto del elemento liquido.
Como decía nos han sustituido  todo ello, por una sola persona  que atiende detrás del mostrador, en muchas ocasiones  mascando chicle, pendiente del móvil y  wasapeando, que no te mira a la cara, levanta ligeramente la vista para observar en que surtidor está situado tu automóvil,  el importe tiene que ser exacto, despachándote  con un lacónico gracias, cuando te las dan.
Estoy  en contra de los autoservicios, no tengo vocación de” gasolinero”,  permítanme la expresión. Por mucho guante de usar y tirar, al final acabas  oliendo a  combustible. Lo más grave de todo  se eliminan  puestos de trabajos. Si al menos existiera un beneficio económico para el consumidor, se podría entender.
Afortunadamente para los que residimos en la zona, la estación de servicio  ubicada en el núcleo poblacional Los Ángeles conocido como Estación de Jimena, es un modelo a seguir . Su personal,  son atentos y agradables ,  impera la limpieza, el orden,  la rapidez  y constantemente innovándose.
Mis felicitaciones para su propietario Paco Aguilar y mi reconocimiento  a todos sus empleados.
Cada vez se ven menos y aplicando el término  zoológico, es una especie en peligro de extinción