jueves, 10 de diciembre de 2015

VIUDA Y NOVIA


Tengo la completa seguridad,  que tendrán conocimiento de la frase "La realidad supera a la ficción". Les prometo que el siguiente relato es real como la vida misma.
Margarita había quedado viuda hacía una semana a lo sumo diez días. Su pobre Juan, hombre de mediana edad, pasó a mejor vida. Un día de mercadillo y con luto riguroso apareció por el rastro. Era casi de dominio público que nuestra dama, era cortejada por un solterón cuarentón,   más joven que ella y que mantenían un idilio mal disimulado. Ignoro si el difunto Juan supiera de las aventuras amorosas de su amante esposa, hay quien afirmaba que sí, que el pobre hombre se conformaba con su destino.

El don Juan de turno, era un bonachón, un tanto simple sin perspicacia alguna. Que al faltar Juan,   tenía el campo libre para vivir junto con su amada novia,  así no tener que esconder sus amoríos, todo hay que decirlo era muy torpe para ello.
Bien a todo esto  llega Curro, un  conocido jubilado, años antes la situación no se le habría escapado  pero que para nada sabía de las veleidades amorosas  de la desconsolada viuda.
Se acerca muy ceremonioso y le da el más sentido de los pésames. Margarita que lastima de Juan. Era un buen hombre, sabes que éramos bastante amigos, no somos nadie y toda la retahíla que se suele emplear en este tipo de situaciones .Margarita comenzó a sollozar. A viva voz comentaba. Lo voy a echar mucho de menos, era muy joven para que Dios se lo  haya llevado etc, etc. 
Yo no salía de mi asombro, dos cosas o representaba como una actriz, o como el bolero corazón loco, (Como se pueden amar dos hombres a la vez y no estar loca).
El galán que rondaba por el lugar se acerca. Observa como Curro y su enamorada están platicando, se acerca y sin más, espeta." Francisco aquí le presento a mi novia".
La cara que se le quedo a Curro, era para verla y no contarlo, solo le salió un entrecortado  "Enhorabuena hombre, no sabia na". A todo esto Margarita como si no fuese con ella.
Curro me quería comer. Pero hombre sabiéndolo, como no me has dicho nada, me recriminaba, Se habrá visto otra cosa. El "Chalao" ese va y me la presenta como novia. He visto cosas en este mundo pero es lo que me quedaba por ver. Yo para no incordiar, trataba de no reír, pero no fui capaz de conseguirlo.
En unos minutos, puede percatarme de  las dos caras de la vida. Por un lado la tristeza, el desconsuelo, como dos amores quedan roto, por el fatal destino. Por otro el gozo que da el amor correspondido.
Margarita pasaba de viuda desconsolada a novia feliz en un breve lapsus de tiempo
¿Cómo se come eso?

Nota: Algunos nombres propios han sido cambiados