lunes, 29 de mayo de 2017

Cincuenta años

Si como es normal, lo primero en visualizar ha sido la fotografía de esta entrada. No piensen que les voy a hablar de fútbol.

No es la línea de este blog, aunque no se descarta, pero si se hace, se llevará a cabo de una forma puntual.

Si he subido esta foto, es porque el sábado pasado presencié  a través de la pequeña pantalla. El último encuentro oficial en el estado Vicente Calderón.


Viendo el encuentro, un cierto halo de nostalgia y puede que algo de melancolía me invadió. No es que yo sea seguidor  del Atlético de Madrid, aunque es un equipo que me cae simpático. Ni le tengo especial cariño a ese estadio.

Lo que me sucedió, es que recordé perfectamente, cuando también a través de la televisión, vi la retransmisión del primer encuentro oficial, un dos de octubre de 1966.

Ese primer encuentro, enfrentó al titular del estadio el At. Madrid y el Valencia, el encuentro finalizó con empate uno. El primer tanto lo consiguió nada más ni nada menos que Luis Aragonés.

Era domingo por la mañana, en aquellos años, que se celebraran encuentros los domingos por la mañana era rara avis, imagino que si lo pusieron a esas horas, sería por la inauguración oficial.

Les doy mi palabra que lo que digo es totalmente cierto. Recuerdo, como el locutor de la televisión hizo mucho hincapié, que todos los espectadores  estarían sentados, que esa condición solo la tenía ese estadio en toda Europa.

También recuerdo como no, donde pude ver el encuentro. En mi casa todavía no había llegado la televisión. Fue en el domicilio de Marcelino Palma e Isabel Carretero. Los aparatos de televisión estaban contados en el pueblo, para mi fue todo un privilegio, tener acceso a la retransmisión, con el añadido , que estaba solito, no me acompañaban nada más que los moradores de la vivienda, que por otro lado no les gustaba el fútbol.

Medio siglo da para mucho, pero el sábado tuve la sensación, que ha pasado en un soplo. Como decía mi abuela, en este mundo estamos de visita.

Si están especulando con mi edad, les diré que en esas fechas contaba con once añitos.

                                                                                                                   Pacurro