jueves, 10 de agosto de 2017

Antonio Montano. Un tio con mucha gracia

La imagen puede contener: 1 persona, texto

En agosto del 2012, el siempre ingenioso Juan Riscos, publicaba en Facebook, el post de cabecera. No crean que Riscos exageraba,  o de alguna manera hacia una caricatura de Antonio.

Antonio Serrano Lara, conocido como Antonio Montano, (segundo apellido de su abuelo). Es una persona con toda la gracia del mundo. La tiene  como un don de la naturaleza, como el que canta bien, juega al fútbol o es un coco en matemáticas. 


 Las ocurrencias graciosas, el arte para contar las historias aderezadas con mil mentiras, que todos sabemos que lo son, pero que divierten  , les salen espontáneamente.

Yo que le conozco desde siempre, jamás le he visto enfadado. Y si lo está le dura dos minutos. De cualquier contrariedad, le saca partido positivo y al final no tienes más remedios que reírte con él, no de él.

Tiene miles de anécdotas graciosas . Experto conductor, un auténtico virtuoso a la hora de maniobrar con un tractor con remolque incluido, ganador de varios premios de habilidades con dicho vehículo.

Les cuento una de sus tantas divertidas locuras. Se celebraba  La  Misa del Corpus de 1971, por tanto feria en nuestro pueblo. La comisión de fiestas, había habilitado un equipo de megafonía en un turismo. Antonio sin pensarlo dos veces. Con el automovil, reorriendo todo el pueblo,comienza a utilizar la megafonía. Con la ingeniosidad que le caracteriza, anuncia combates de boxeo, pulso al palo, y otros disparatados concursos,  entre personas, algos peculiares  de la población, algunas muy relevantes, que por respeto no mencionamos y un sinfín más de lindezas. 

Lo recuerdo perfectamente,  el siempre severo cura Menchén, en plena celebración, esbozó una sonrisa que no pudo disimular.

¡Ojalá, existieran más Montanos!