jueves, 19 de noviembre de 2015

MENORES EXPLOTADOS



El pasado sábado me acerqué a una gran superficie de nuestro entorno. A  la llegada, observé una afluencia de vehículos un tanto inusual, es más tuve cierta dificultad para encontrar estacionamiento, la situación me sorprendió un tanto.
En la  puerta principal del centro comercial, se arremolinaban una cantidad ingente de personas, en su mayoría adolescentes, lógicamente acompañados de mayores.
No tardé  mucho en conocer  el porqué de esa concentración. Se esperaba la visita del dúo Gemeliers.
 En una cuantas ocasiones escuché gritos, vi como los jóvenes corrían como si les fuera la vida en ello. A todo esto, la situación no me sorprendió para nada, ya que estamos acostumbrados a ese tipo de exteriorización que ralla la paranoia, con  los famosos, cantantes, futbolistas, actores, etc.
Ajeno a todo aquel ajetreo, decidí tomar asiento en uno de esos incómodos sillones de la galería. Se me acerca una señora preguntando,  donde podía esperar a los afamados gemelos, otra señora que estaba cerca se me adelanta y le indica que en la puerta principal. Sin preguntarle la segunda señora  me comenta. Va lista la mujer, yo estoy aquí desde las doce de la mañana, (eran más de la siete de tarde), guardando cola junto a mi hija, a lo que le interpelo. Será usted de las primeras, ni mucho menos me responde, dieron 800 números y poco más de las diez se agotó, tendremos que esperar,  si los artistas quieren firmar más autógrafos de esos ochocientos.
Por mi edad, mis gustos musicales,  Los Gemeliers  me dicen poco como cantantes, más bien nada. Los chavales no lo hacen mal, pero de ahí  a convertirse en  un fenómeno de masas, sinceramente no creo que lleguen a tanto.
Pienso que todo es un producto de  los medios, sobre todo la televisión, que nos manipulan a su antojo, nos hace consumir lo que grandes Gerifaltes de los negocios quieren para su mejor provecho.
No son los primeros, antes han existido otros, no olvidemos a  Los Pecos, que conocieron la gloría hasta que les duro la juventud, luego si te he visto no me acuerdo.
Picado por la curiosidad, desde la distancia observe a la multitud, esperando el deseado autógrafo y la consiguiente fotografía. Sin ánimo de exagerar, habría unas dos mil personas esperando. Cada fans, le daba un abrazo  y dos besos a cada uno de los dos  artistas. O sea ,  al final de la tarde, recibirían miles de abrazos y miles de besos.
Dice el proverbio que sarna con gusto no pica. Que el poder de los euros mitigará el sufrimiento, porque sus caritas así lo denotaban. Pero ni tienen edad ni formación ni es saludable, que dos menores sean explotados al margen de los supuestos beneficios obtenidos.
Es cierto que tienen dieciséis años recién cumplidos, que con esa edad, ya pueden integrarse en el mercado  laboral. Pero hace mucho  que vienen actuando en el mundo del espectáculo. No es menos cierto que otros con mucha menos edad, estás igualmente siendo explotados.

Me pregunto, ¿no se trata de explotación de menores?. Poderoso caballero es don dinero.