miércoles, 29 de junio de 2016

BUCEITE, GRACIAS





El jueves 29 de junio, comenzarán las fiestas patronales, en San Pablo de Buceite. Coincidiendo con esa festividad, he tenido a bien dedicar a esa estupenda población, este escrito de un tesorillero agradecido.

Ya me gustaría tener el verso de Cristóbal Moreno, El Pipeta. Los sentimientos y riqueza lingüística de Salvador Delgado, El Moya. El conocimiento y rigor  histórico de Andrés Beffa, El Bigotes,  o  el ingenio poético de Antonio Corbacho, El Niño del Corchado, para plasmar mis sentimientos.   De paso, enaltecer y  dignificar como se merece Buceite.


Pero dentro de mis limitaciones literarias, trataré lo mejor que  pueda expresar   en este texto mis sensaciones para con San Pablo.

No me preocupa para nada, que puedan acusarme de halagador, lisonjero, cobista, obsequioso o pelota. A mis años no tengo que demostrar nada a nadie.

Dicho esto,  a San Pablo de Buceite, a sus gentes, le proceso un enorme cariño y afecto. ¿Por qué?, se preguntarán.

Puede que por su similitud  con Tesorillo, mi población de origen y residencia. Recordar que ambas  poblaciones, surgieron al constituirse dos colonias agrícolas a finales del siglo XIX, fundada por los Marqueses de Larios. Son muchas las coincidencias entre Buceite y Tesorillo.

Puede que  por  el trato exquisito que me dispensaron y continúan sus habitantes, tanto en mi faceta profesional como personal.

Gentes que solo me conocían de vista, se dirigían a  mí, como si de un conocido se tratara. Frases como “Hoy ha tocado aquí”. “Como estamos”,  o simplemente un  Buenas tardes acompañado de una amplia sonrisa. Te regalaban un trato cercano y amable, haciéndote  ver que eras bienvenido a una población que evidentemente no era la  tuya.

No tenías más  que solicitar un favor a un sampableño, para que hiciese todo lo posible por corresponderte. Un vehículo que estorbarse para algún evento festivo o religioso, solo tenias que preguntar si conocían al propietario. Se desvivían por encontrarlo. En una ocasión, fueron a localizarlo en medio de una misa solemne.

He manifestado muchas  veces en público, sin cortarme un pelo y asumo que pueda  de manera un tanto irreflexiva. Que las mejores gentes del término se encontraban en San Pablo. Eso lo dice un tesorillero, cuya condición de tesorillero, lo lleva de forma casi visceral o sin el casi.

Testigos de mis palabras, hay muchos, pero quiero señalar a  dos sampableños, muy significativos dentro de la vida social de Buceite. Manuel Delgado (Manolo El Municipal) y Primitiva Medina (Primi  la Trabajadora Social), ellos pueden dar fe de lo relatado . Personas cuya fiabilidad no admite duda alguna.

Para nada he pretendido crear un agravio, con las restantes poblaciones del término. Recurriendo al dicho popular, “En todas partes cuecen habas” y San Pablo no va a ser una excepción.

 En general me han tratado muy bien en todos los núcleos de nuestro término municipal, pero en San Pablo palpaba algo especial, que no sé cómo definir.

Termino dando las gracias a todas las gentes de esa bendita  localidad, por el trato dispensado,  estoy en condiciones de  asegurar sin miedo a equivocarme, que nunca me sentí forastero entre vosotros.

Gracias Buceite. Un fraternal abrazo San Pablo.