La Portada

El autor de esta portada, es el joven pintor tesorillero David Solis Illana, amigo y vecino del administrador de este blog, Francisco Quirós "Pacurro".

Vamos a descifrar, lo que ha querido transmitir David, con su obra. Comenzando por la parte inferior izquierda. Las dos líneas que transcurren paralelas, representan a los ríos Genal y Hozgarganta, los cuales confluyen en una tercera línea, que encarna al Guadiaro, del cual son afluentes. Son los tres ríos, que discurren por nuestro pueblo. Origen de una fértil huerta, donde prevalece la calidad de sus cítricos.

El circulo final, es el sol el cual alumbra los cuatro puntos cardinales, que son esas cuatro curvas adosadas al contorno del citado círculo.

Nuestro artista, considera que agua y música, van estrechamente unidos, por eso, los tres ríos y el sol, configuran la forma de un diapasón, (instrumento musical),

Las letras de la parte superior, son las gentes de Tesorillo. El árbol de donde sale la p de pacurro, es un naranjo, que representa a la familia, con sus dos ramas, los hijos que tiene el administrador, de esta página.

Las hojas tienen forma de gotas de agua, porque como decíamos antes, el agua, es la principal fuente de riqueza de San Martin del Tesorillo

lunes, 19 de septiembre de 2016

OBEDIENCIA








Opino: Que hay muchos hijos equivocados, en lo que se refiere a la obediencia de lo hijos hacia los padres


“Mamá, mi única obligación es estudiar, así que no me hago la cama”


Buenas, soy Emilio Calatayud. Me comenta una amiga que tiene una hija mayor de edad que, cada vez que le piden que colabore en las tareas de la casa, dice que su única obligación es estudiar, “así que no me hago la cama”. Dice mi amiga que le parece surrealista el planteamiento de su hija, pero, por si acaso llevase razón la niña, pide información. Pues sí, lo que dice la niña es surrealista y, además, contrario a derecho. A saber: el artículo 155 del Código Civil dice lo siguiente: “Los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad, y respetarles siempre. Los hijos deben contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas de la familia mientras convivan con ella”. Pues sí, el levantamiento de las cargas de la familia incluye hacerse la cama, recoger la habitación, etc.  Así que no tenga tanta cara la niña… Y ya que es tan estudiosa, que se estudie unas cuantas veces el artículo 155 del Código Civil.