La Portada

El autor de esta portada, es el joven pintor tesorillero David Solis Illana, amigo y vecino del administrador de este blog, Francisco Quirós "Pacurro".

Vamos a descifrar, lo que ha querido transmitir David, con su obra. Comenzando por la parte inferior izquierda. Las dos líneas que transcurren paralelas, representan a los ríos Genal y Hozgarganta, los cuales confluyen en una tercera línea, que encarna al Guadiaro, del cual son afluentes. Son los tres ríos, que discurren por nuestro pueblo. Origen de una fértil huerta, donde prevalece la calidad de sus cítricos.

El circulo final, es el sol el cual alumbra los cuatro puntos cardinales, que son esas cuatro curvas adosadas al contorno del citado círculo.

Nuestro artista, considera que agua y música, van estrechamente unidos, por eso, los tres ríos y el sol, configuran la forma de un diapasón, (instrumento musical),

Las letras de la parte superior, son las gentes de Tesorillo. El árbol de donde sale la p de pacurro, es un naranjo, que representa a la familia, con sus dos ramas, los hijos que tiene el administrador, de esta página.

Las hojas tienen forma de gotas de agua, porque como decíamos antes, el agua, es la principal fuente de riqueza de San Martin del Tesorillo

martes, 20 de septiembre de 2016

PIE DE FOTO. PLAYA DEL PATRICIA

Foto: Mira Torreguadiaro





Gracias a  facebook, he podido obtener esta fotografía. Al ver los edificios en construcción, data de principio de los años 70.

El lugar para los que no conocen la zona, es Torreguadiaro. Por cierto, según mis entendederas, esos edificios conocidos posteriormente como las dos torres, un atentado urbanístico, pero es lo que había por aquellos años .


El motivo no es criticar dicha construcción, sino  recordar La Playa del Patricia, como la conociamos. 

El nombre le viene dado, ya que en sus inmediaciones antes de la construcción de las torres, al principio de los sesenta, un ciudadano francés, construyó en la pequeña por aquel entonces barriada de Torreguadiaro, un hotel, que en honor a su hija lo bautizó con su mismo nombre Patricia.

A partir de esa fecha, el acerbo popular, le endoso el nombre a una pequeña calita, como "El Patricia".

Hoy puede parecer baladí. Acudir  un domingo a la playa, era un lujo . Pero en los finales de los sesenta y principio de los setenta, para nada lo era. 
Vista actual de la playa y las torretas.

Ya que no existian medios de locomoción, los que tenían coches en Tesorillo eran muy pocos y pudientes por supuesto. No quedaba otra que alquilar un taxi, en aquel entonces eso suponia una carga, la cual no podia asumirse muchas veces al año.

Terminó siendo la playa más popular  de la zona, lugar donde acudiamos los tesorilleros los domingos, cuando buenamente podiamos.

Era en cierto modo un poco nuestra, al menos esa sensación nos invadía.