viernes, 14 de octubre de 2016

REFLEXIÓN. AGRAVIO COMPARATIVO


El cantante y compositor estadounidense Robert Allen Zimmerman, mejor conocido como Bob Dylan, fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura el jueves por “haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”, en palabras de la Academia Sueca.



No seré yo quien cuestione tan importante galardón, entre otras cosas porque no estoy cualificado para ello.

No obstante, si vengo a decir, que la concesión del Nobel, no ha estado exenta de críticas, son muchos periodistas los que opinan que es un tanto exagerado, sin dejar de reconocer la valía de Bob Dylan como poeta.

Pienso con toda la modestia del mundo, que nuestro Joaquín Sabina, no le va a al zaga en lo que a composición poética se refiere.

Que Sabina es un poeta lo sabemos desde que comenzó su merodear por La Mandrágora, o antes incluso, desde esos primeros versos publicados en Granada.

Por aquello del agravio comparativo. ¿ No se merece Sabina excelente sonetista,  un premio con renombre que reconozca sus méritos como poeta?