miércoles, 1 de febrero de 2017

Recuerdos. Casas Rectorales



Días pasados hubo un pequeño debate en la red, sobre la ubicación de la primera casa rectoral (domicilio del cura párroco de la localidad).

Todo surgió cuando Rosa Estorach, ampliaba una fotografía en la que se podía leer "José Antonio Primo de Rivera" la frase continuaba pero no era legible.


En un principio se barajò la idea que la Plaza tomase el nombre de José Antonio. Pero no fue la cosa así. La leyenda completa de la frase era "José Antonio Primo de Rivera. Presente".

Lema que tras la guerra civil, Franco hizo colocar en todas las fachadas de las iglesias de nuestro pais. Se ve que en nuestro pueblo, los sesudos señores del régimen decidieron  serigrafiarla en la fachada de la casa del cura, justo al lado de nuestra antigua parroquia.

 Un tesorillero por los cuatro costados, Manuel González Marín "Manolo El Cantao", que conserva   lúcida su memoria , corrobó lo anteriormente relatado.

Posiblemente en los años 40, Juan Solis adquirió la citada vivienda y la transformó en pensión, anexionandola a otra vivienda colindante. Finales de los cuarenta o principio de los cincuenta, construyeron la segunda casa rectoral, la que aparece detrás de la fotografia en la que aparezco con mis padres y que data del 1957.

Siendo esta derribada en el 1963 con motivo de  la construcción de nuestro actual templo. En los bajos de la iglesia, se edificó la actual .

Esta es la pequeña historia de las tres casas rectorales, que hasta la fecha han existido en San Martín del Tesorillo.