La Portada

El autor de esta portada, es el joven pintor tesorillero David Solis Illana, amigo y vecino del administrador de este blog, Francisco Quirós "Pacurro".

Vamos a descifrar, lo que ha querido transmitir David, con su obra. Comenzando por la parte inferior izquierda. Las dos líneas que transcurren paralelas, representan a los ríos Genal y Hozgarganta, los cuales confluyen en una tercera línea, que encarna al Guadiaro, del cual son afluentes. Son los tres ríos, que discurren por nuestro pueblo. Origen de una fértil huerta, donde prevalece la calidad de sus cítricos.

El circulo final, es el sol el cual alumbra los cuatro puntos cardinales, que son esas cuatro curvas adosadas al contorno del citado círculo.

Nuestro artista, considera que agua y música, van estrechamente unidos, por eso, los tres ríos y el sol, configuran la forma de un diapasón, (instrumento musical),

Las letras de la parte superior, son las gentes de Tesorillo. El árbol de donde sale la p de pacurro, es un naranjo, que representa a la familia, con sus dos ramas, los hijos que tiene el administrador, de esta página.

Las hojas tienen forma de gotas de agua, porque como decíamos antes, el agua, es la principal fuente de riqueza de San Martin del Tesorillo

viernes, 5 de mayo de 2017

Cuento. Herminia Fuentes



Herminia Fuentes, mujer alegre, divertida, ocurrente, graciosa,  risueña, hermosa, quizá un tanto holgada en carnes, disimuladas por el garbo y el donaire al andar, de piel fina y tensa, con dos rosetas naturales en ambos pómulos, que ningún colorante artificial podría igualar, con senos tersos, voluptuosos en su justas medidas sin excesos, valiente, trabajadora, inteligente, bondadosa, inquieta y nerviosa . 
Herminia se reía con suma facilidad con todos y de todo, tenía que estar muy agobiada para que sus sonoras carcajadas no contagiaran al resto de los mundanos. Nació en el seno de una familia sin recursos , apenas pudo asistir a la escuela, pero se valió para aprender a leer y escribir , además de tocar la guitarra con destreza.



Caso se muy joven con Gerardo Salvatierra, Gerardo era el reverso de la moneda, hombre apocado, pusilánime, tímido, soso, buena persona , formaban el yin y el yang perfectos. Murió joven dejando a la buena de Herminia con tres hijos menores , a la que había que añadir a la madre de él , anciana, enferma que necesitaba muchos cuidados, lo peor de todo con una mano delante y otra detrás , las circunstancias le obligaron a trabajar en lo que fuera, como temporera agrícola , asistiendo por horas a hogares, en los que realizaba un sinfín de tareas, lavar, planchar, blanquear, acarrear agua y un largo etcétera. 
Los domicilios a los que acudía para prestar sus servicios, eran los de las familias pudientes , con señoras remilgadas , maridos hipócritas y arrogantes, con doble moral esos de misa de once y comunión los domingos. En más de uno recibió proposiciones deshonestas llegando inclusive a ofrecerle dinero , mujer íntegra y honesta, lejos de amilanarse, consciente que en un enfrentamiento directo con el poderoso, llevabas la de perder, con inteligencia, astucia no exenta de gracia , espantaba a los moscones, con frases como “muy poco pollo para tanto arroz” o “ demasiada jaca para tan poco jinete”. 
A pesar de trabajar mucho y duro,  lo ganado casi no le llegaba para alimentar cinco bocas más las medicinas de la anciana.Cierto día llegó al hogar cansada y con la preocupación de no tener casi nada para almorzar ,su hija mayor Amelia, viva estampa del padre en lo físico como en lo espiritual, le esperaba, medio serio, medio en broma, de forma histriónica, comenzó a gritar, no tenemos nada para almorzar, me voy a volver loca, Dios mío esto no hay quién lo aguante y otras lindezas, conociéndola, lo dicho tenía una importancia relativa.
 Amelita no lo entendía así , la preocupación y el desasosiego se apoderaron de ella, Herminia conocedora del poco ánimo de su hija, la mandó por un cántaro de agua a la fuente, con la intención de distraer sus pensamientos, mientras ya se las compondría para arreglar un almuerzo casi decente.
Se sentó en el borde de la cama con la intención de descansar un poco, fue cuando vio la caja de resonancia de la guitarra asomar encima del ropero ,al ser persona positiva y optimista a pesar de los problemas, decidió acompañarse y cantar algo . Al cabo de un rato Amelita regresó , encontrando a su madre entonando el siguiente estribillo

 ¡ Adiós, señor, buen viaje!
¡Adios, que lo pase bien!
¡Recuerdos a la familia!
¡Al llegar escríbame!
¡Mándeme usted la sombrilla!
no olvide la ilustración,
y no olvide que me llaman la niña de la estación

La impresión fue tal que el cántaro se le cayó quedando hecho cien trozos, corrió despavorida hacia la calle, gritando¡ mi madre se ha vuelto loca, mi madre se ha vuelto loca!. Herminia viendo la reacción de su hija, comenzó a reír , la risa fue en aumento hasta convertirse en un ataque incontenible.
Las vecinas, el cartero que pasaba por el lugar hasta el Guardia Municipal, acudieron, no entendiendo muy bien qué pasaba, mientras más gentes se acumulaban , mayor era la intensidad de la risa. Marujita Jiménez, cotorra mayor del pueblo, se encargó de difundir la noticia, aseverando sin ningún género de dudas que a la Herminia se le había ido la cabeza.
Alguien llamo al médico, don Marcelo hombre sabio, por sus conocimientos y por su edad, después de tratarla , en voz alta para que lo oyeran todos los presentes, emitió el siguiente diagnóstico  .  !Ojala! todos padeciésemos la locura de Herminia, seríamos mejor de lo que somos.
Desde esa fecha en el pueblo se acuñó un nuevo dicho popular , “En mi casa no comemos pero nos reímos mucho”