viernes, 19 de mayo de 2017

El juicio por el asesinato de nuestro paisano Manolo "Razones", está tocando a su fin

Noticia publicada por BUCEITE .COM





Leído en Andalucía Información. Por su interés reproducimos esta noticia.


RUBÉN ROSÓN

El juicio por el supuesto asesinato de Manuel Gavira Umbría, sucedido en San Martín del Tesorillo el 23 de septiembre de 2013, toca a su fin. La Fiscalía mantiene los cargos que formuló al inicio de la causa, si bien incrementa en tres años la pena solicitada para los tres principales acusados.


Así, la fiscal eleva de 20 a 23 años de prisión su petición por el delito de asesinato. Ese incremento se debe a que considera que se da el agravante de ensañamiento. A esos 23 años se suman otros cinco solicitados por la fiscal por el delito de robo con violencia que le imputa también a los tres principales acusados.

Los letrados de la defensa solicitaron, por contra, que no se considere la acusación de asesinato, ya que interpretan que los posibles delitos cometidos son los de lesiones y homicidio imprudente.
En el caso de los otros dos imputados, uno de ellos una mujer de nacionalidad rumana que será juzgada aparte, y un hombre de nacionalidad española, la acusación mantiene la petición inicial de dos años de prisión por encubrimiento.

Última sesión
La sección de Algeciras de la Audiencia Provincial vivió ayer la última sesión de aportación de pruebas. Dos agentes de la Guardia Civil prestaron testimonio. Además, se procedió a la escucha de varias grabaciones telefónicas y a la aportación de pruebas documentales.

Posteriormente se procedió a la lectura de las conclusiones, en la que la Fiscalía ofreció un relato de los hechos en el que involucra a los tres principales acusados. A tenor de lo expuesto por la fiscal, una multa por contrabando de tabaco -cabe recordar que al menos uno de los acusados vendía tabaco de contrabando a la víctima-, provocó una situación económica que llevó a los acusados a planificar un robo a la víctima.

De hecho, según la fiscal, planearon robar en la tienda de la víctima, pero al verse incapacitados para desactivar el sistema de la cámara de seguridad cambiaron de plan.

Fue la noche del 23 de septiembre de 2013, entre las 21.30 y las 22.30 horas, siempre según la Fiscalía, cuando A.B., S.T. y M.M., los tres de nacionalidad rumana, acudieron a uno de los domicilios ubicados en el mismo edificio que la víctima alquilaba habitualmente a ciudadanos rumanos. Dicha vivienda había sido alquilada días antes por M.M.

El texto de la acusación señala que S.T. propinó el primer puñetazo a la víctima y que A.B. lo agarró por la espalda y lo llevó a otra habitación. Mientras M.M. y S.T. se turnaban para vigilar fuera de la casa, el otro, junto a A.B., torturaron a la víctima con una brutal paliza y cortes en la cara.

Los investigadores hallaron restos de sangre de la víctima en sábanas, paredes, una bolsa de plástico, una botella, el baño, la cocina y en una fregona, al menos.

Los acusados, según la fiscal, se marcharon dejando a la víctima inconsciente y con la cabeza apoyada en una almohada.

En lo que respecta a la acusación de robo, la Fiscalía lo considera probado por el hecho de que tras salir de la casa de la víctima los tres acusados estuvieron en un bar de Tesorillo y fueron a Algeciras en busca de prostitutas. Además, M.M. adquirió al día siguiente un coche de segunda mano con el que trasladó a S.T. hasta Málaga para coger un autobús hacia Constanza (Rumanía) y llevar a A.B. hasta Vera (Almería) para volver días después a la comarca.

Trámite

El juicio no quedó visto para sentencia pese a la lectura de las conclusiones, ya que aún está pendiente la lectura de varios informes. Las partes acordaron que el lunes se completará este trámite para acabar el proceso.