La Portada

El autor de esta portada, es el joven pintor tesorillero David Solis Illana, amigo y vecino del administrador de este blog, Francisco Quirós "Pacurro".

Vamos a descifrar, lo que ha querido transmitir David, con su obra. Comenzando por la parte inferior izquierda. Las dos líneas que transcurren paralelas, representan a los ríos Genal y Hozgarganta, los cuales confluyen en una tercera línea, que encarna al Guadiaro, del cual son afluentes. Son los tres ríos, que discurren por nuestro pueblo. Origen de una fértil huerta, donde prevalece la calidad de sus cítricos.

El circulo final, es el sol el cual alumbra los cuatro puntos cardinales, que son esas cuatro curvas adosadas al contorno del citado círculo.

Nuestro artista, considera que agua y música, van estrechamente unidos, por eso, los tres ríos y el sol, configuran la forma de un diapasón, (instrumento musical),

Las letras de la parte superior, son las gentes de Tesorillo. El árbol de donde sale la p de pacurro, es un naranjo, que representa a la familia, con sus dos ramas, los hijos que tiene el administrador, de esta página.

Las hojas tienen forma de gotas de agua, porque como decíamos antes, el agua, es la principal fuente de riqueza de San Martin del Tesorillo

jueves, 15 de junio de 2017

Tesorillo, ya está en Feria

DANI G PHOTO

Anoche, comenzó la Feria 2017. Como es  de costumbre , empezó con la coronación e imposición de bandas, a reinas y damas y el tradicional pregón.
Noche llena de sorpresas, cada colectivo quiso apoyar a uno de los  suyos. Así el Coro Las Palmeras, le canto a la madrina de honor Loli Calvente, y el grupo de tambores acompañó hasta el escenario a Pedro Estévez, persona que fue reconocida públicamente por la Comisión de Fiestas.


Sorpresas y emotividad, como las lágrimas de emoción de la hija de Pedro cuando leyó el escrito de Salvador Moya, publicado en el Libro de la Feria, dedicado a su padre. O ese aplauso, quizá el más grande de la noche (hubo muchos e intensos), para nuestro joven  músico local Ernesto González Martin, que al piano amenizó el acto de coronación.
Hecha esta introducción quiero comentarles el pregón de Juan González Quesada. Nada más ver cómo iba vestido, sabíamos que Juan, iba a ser él, no iba a interpretar, fingir o lo que fuere. Un pantalón vaquero y camisa azul. Para nada traje o americana, Juanito en estado puro.
Gran afluencia de público, un grupo de amigos portaban pañuelos rojos, con el lema "Amigos y Compañeros del Pregronero.

Su pregón fue una muestra de cómo es. Sencillo, sincero, transparente, directo en el lenguaje, con dosis de gran humor, pero cuando hizo falta de criticar algo lo hizo sin tapujos. Vimos y sobre todos escuchamos a Juanito El Chico en toda su esencia.
Por cierto su pregón tuvo la feliz coincidencia de su 68 cumpleaños. Como muy bien dijo, “No hay mejor regalo de cumpleaños que ser pregonero”.  Cuando hizo mención a tal efemérides, sus tres nietos, interrumpieron la charla, y subieron al escenario con una tarta con dos velitas, con los números 6 y 8. Algo que no esperaba Juan.



Hizo un repaso a su vida, sin alargarse demasiado y en definitiva sin ser pesado. Mencionó  la procedencia de sus padres, como sus abuelos llegaron a Tesorillo.
Hizo un recorrido desde su niñez hasta nuestros días. Nos enteramos que su primer trabajo, siendo aún muy niño, fue de vendedor de lechugas, que por cada pieza le daban diez céntimos de peseta. Como tuvo que asistir a las clases nocturnas para adultos, para poder obtener el Certificado de Estudios Primarios. Su afición por las comparsas navideñas, donde formo parte de algunas de ellas y en el  1968 formó una propia. En la actualidad dirige la comparsa “La Vigenva”
Aprovechando las fiestas navideñas, al estar los carnavales prohibidos, metió en el repertorio coplillas un tanto pícaras, una de ellas le valió un aviso de la Guardia Civil, la cosa quedó en eso en un solo aviso. Por cierto su afición por los carnavales, le llevó a disfrazarse de mujer una Noche Vieja. Eso no fue bien visto por el cura párroco, que lo expulsó del Salón Parroquial. Mientras ese cura estuvo en Tesorillo, no volvió a pisar jamás dicho local.
Nos relató igualmente, cuando en compañía de su amigo Gregorio Macías, siendo un adolescente, decidieron fugarse  a Madrid en busca de la oportunidad. Un programa de televisión que patrocinaba novilladas sin picadores para chavales que deseaban ser toreros,” los famosos maletillas”. Al ser menores la Guardia Civil del pueblo Valle de Abdalajis, los detuvo. Los encerraron en el calabozo municipal, a la otra mañana domingo,  un grupo de jóvenes a la salida de misa,  le llevaron café con churros.
Recordó divertidas anécdotas con Antonio Montano y Martín Cano, consiguiendo grandes carcajadas de los asistentes.
Como era de esperar, su esposa Juani Rivas tuvo su protagonismo.  Contaba que esperó  a estar en la mili, desde Ovejo le remitió una carta pidiéndole relaciones. Con toda la gracia del mundo continuaba. Vine de permiso y nos vimos, Juani me dijo. Hola yo voy pa arriba, a lo que le contesté y yo pa abajo.
Por cierto también nos descubrió lo que paso con el ramo de novias, el 16 de agosto de 1975. Muy temprano nuestro Juan en compañía de Blas Gil, que le trasladaba en un Seat 800, al que le llamaban el caliente, ya que cada diez minutos tenía que reponerle agua en el radiador. Como decía muy temprano marcharon a La  Línea a comprar el ramo de bodas.  La boda estaba fijada a las cinco de la tarde, eran las tres y Juan no aparecía. La culpa al coche, pero hubo algo más, las flores llegaron mustias.

Ahí vino el gran detalle de la noche. Como señal de desagravio, llamó al escenario a Juani y a Blas. Este portaba un hermoso ramo de flores para que Juan se lo entregase, compensando el mal trago del día de la boda.
Su estancia en Lérida, allí nació su primera hija, como la tierra tiraba mucho y después de seis años volvió al pueblo que le vio nacer.
Su paso  por la política, su pertenencia a un grupo independiente el PTI, por lo que recibió por parte de algunos duras críticas, a lo que con énfasis recalcó. “Yo ante todo soy tesorillero”.

Tuvo un especial recuerdo con dos paisanos, uno ya fallecido   ,Agustín “El Cantao”, para el que pidió que la calle Una Acera, donde ese gran cantaor de flamenco residió llevase su nombre. El otro fue para Antonio Collado Rodríguez, un sacerdote, que ha querido volver a las misiones de Venezuela, jugándose la vida cada día.
Estaría escribiendo largo y tendido pero hay que abreviar. Juan acabó,  con un romance, de su creación, donde rimó con arte gracia y salero, a modo de resumen todo lo proclamado en su pregón.
La noche del 14 de junio  de 2017, San Martín del Tesorillo tuvo la gran suerte de contar con un pregonero llamado Juan González Quesada, conocido como Juanito El Chico, pero grande, muy grande de corazón, humanidad, rectitud y honestidad.





Francisco Quiros “ Pacurro”