jueves, 21 de septiembre de 2017

NOVENTA AÑOS

Mis padres y yo . Feria del 1957




















No soy mucho, de exteriorizar escenas familiares en las redes. Mi respetos para quien lo haga. Menos utilizar este blog para ello.

Pero quiero hacer una excepción, estimo que la ocasión lo requiere. Ayer 20 de septiembre. María Ocaña Gavira, la mujer que me dio el ser, cumplió noventa años.



Que quieren que le diga de mi madre, que es la mejor madre del mundo. Pero no estoy diciendo nada nuevo, de cada cien hijos que se le pregunten, noventa y nueve  responderían lo mismo.

Su estado físico es muy aceptable, se vale por si sola, siendo casi independiente. Mezcla la lucidez mental  con algunas  lagunas ,confudiento sobre todo los tiempos pasados. No obstante es consciente de todo lo que pasa a su alrededor.

Ayer le tributamos una pequeña fiesta, modesta pero muy emotiva. Estuvo acompañada por sus hijos, sus cónyuges , dos vecinas que la adoran y que soportan alguna que otra vez su genio y una excelente  amiga de la familia, que vino expresamente de Vélez Málaga para la ocasión, con tarta y velitas incluidas.


No quiero extenderme mucho, sobre la vida de mi madre. Solo deciros que le tocó vivir una España, muy dura, con muchas carencias, igual que ella, muchas más de su época . No es el momento para lamentaciones.

Para terminar, decid les, que el amor de una madre, es lo más grande del mundo. Simplemente porque es la persona que te ha regalado la vida, que te ha tenido en su entrañas. Eso es insuperable. Con otra connotación, solo pueden experimentarlos ellas. Los varones en ese aspecto estamos en desventaja.

Como te quiere una madre, no te quiere nadie 

¡ FELICIDADES MAMA!

Francisco Quirós "Pacurro"