jueves, 24 de septiembre de 2015

BASTA YA




No soy de los que derrochan patriotismo,  ni de los que están dispuestos a derramar la última gota de sangre por eso que llamamos Patria. Soy andaluz y español o viceversa, aquí cabe aplicar la propiedad conmutativa, el orden de los  factores no altera el valor del producto.
               Respeto a quien habiendo nacido y viviendo en España no se siente español. Ya en un post anterior me posicioné  sobre la tan llevada y traída independencia de Cataluña. Mantengo que soy partidario de un referéndum, pero en el que participemos todos los españoles. Tampoco me quita el sueño el asunto. Hay momentos que pienso, si se quieren ir que se vayan, de una cosa estoy seguro al otro día saldrá el sol.
               Ahora bien,  me rebelo cuando ningunean, menosprecian a mi País y por ende a los españoles, vengan de dentro o de fuera. Sin ir más lejos, hace pocas fechas el  oscarizado cineasta, nacido en Madrid Fernando García Trueba, a mi modesto entender faltaba al respeto a los españoles.
                De acuerdo que no se sienta español, pero sobraba que si la guerra de la independencia, que si quiere que nuestras selecciones pierdan, que si la abuela fuma, eso  sí no tuvo remilgos para trincar los 30.000 euracos, de un premio que le concedía el Gobierno Español, chupa del frasco Carrasco.
               Independentistas muy destacados  y relevantes, qué si les llaman españoles es  como si les insultaran,  no se cortan en decir que el Barcelona seguirá jugando la Liga Española, aún siendo Cataluña independiente. Pero es que  nos toman por tontos, lo hará  si las autoridades deportivas españolas  lo quieran.
Ves un reportaje en televisión y un llanito, grita con énfasis, somos británicos, nunca seremos  españoles, ni ganas que lo sean. Muchos de ellos tienen segunda residencia en nuestro suelo patrio y se benefician de las ventajas fiscales, doble moral según el lado de la verja donde se encuentre.
               El diario francés “Le Mond”, recientemente y  de manera canalla dio  a entender que Paul Gasol está tan en forma porque se dopa. Es evidente que los  gabachos no saben perder y eso les hace tener muy mala leche. Ajo y agua estimados vecinos.
               A todo esto la mayoría de los españolitos de a pié, con talante, mucho talante, encajamos con deportividad  lo que calificaría como ofensas  .Es  hora que digamos BASTA YA.
               Si no quieren ser españoles ellos se lo pierden. Si obtenemos éxitos deportivos a nivel internacional, que vamos a hacerle simplemente es que somos muy buenos.
Dejen ya de tocarnos los cajones, no vaya a ser que nos mosqueemos y vengan entonces las complicaciones.
Tengo un oído como un zapato, jamás canto, pero a partir de ahora en la ducha entonaré aquello  de
¡YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL!