jueves, 30 de marzo de 2017

HACE UN AÑO. REFLEXIONES A UNA IMAGEN


Publicado tal día como hoy, el pasado año

Al menos para mí, es meridianamente claro que no todas las desgracias, calamidades, muertes tienen la misma transcendencia, si no fíjense en la foto que nos precede.
Treinta y  cinco muertos en Bélgica, que son muchos, aunque solo hubiese sido uno, son motivos de portada para todos los principales diarios de nuestro país. Nada que objetar, la desgraciada noticia lo requería.
 Más del doble de muertos en Pakistán, ni una sola línea, en las portadas me refiero. El colmo hubiese sido que en las páginas interiores, no se mencionara.

En Pakistán, llevan varios años que los muertos por actos terroristas, se aproximan a los dos mil por año, si dos mil por año, no me he equivocado. Poco se escribe sobre ello.
Para los occidentales, los países que dicen que somos modernos, ¿vale una vida más en el centro de Europa, que en un país asiático?
¿Existen atentados de primera y de segunda? ¿Es la prensa un fiel reflejo de nuestra sociedad?
No  entiendan, que estoy en contra de la prensa en particular y del resto de medios en general. Son muy necesarios, gracias a ellos, se han detectado muchas irregularidades que nos afectan, destapados casos de corrupción, denunciadas  muchas  injusticas. Como alguien dijo en su día, si los medios de comunicación no existiesen, habría que inventarlos.
Ahora bien, observando  la foto, me hace que pensar. Un acto terrorista en Paris, Madrid, Londres, Nueva York o Bruselas, vende más que otros inclusive de mayor transcendencia,  en Mali, Pakistán, Irak o El Salvador.
Dicho esto, cambiando de registro. En Marzo del año pasado, aconteció un desagradable incidente en un encuentro de fútbol, celebrado en Tesorillo, donde una asistenta fue insultada gravemente, eso sí por un reducido número de espectadores, pero con agravios muy duros.
Todos los medios se hicieron eco, televisiones, periódicos en formato de papel y digitales, cadenas de radio. Un telediario en hora de mayor audiencia, abrió la sección de deportes con la noticia, fue portada de un rotativo deportivo de tirada nacional, la noticia transcendió hasta fuera de nuestras fronteras. La fuga del Lute en su día quedo en mantillas.
Bien, hace unas tres semanas, en un encuentro regional, celebrado en Málaga, al término del partido,  un jugador del equipo visitante, fue apuñalado, con riesgo de haber perdido la vida. No digo que la noticia no haya tenido eco, pero ni por asomo el que tuvo los insultos a la asistenta.
Estarán conmigo, que es mucho más grave una puñalada cerca del corazón, que unos improperios, por muy bochornosos, execrables, machistas, que fueran. Pero lo segundo vende más que lo primero.

No es oro todo lo que reluce, ni todo el monte orégano.