viernes, 31 de marzo de 2017

EL PECADO DE HABER NACIDO ANTES DE TIEMPO.



Quiero plasmar en este relato, la indignación, impotencia, desencanto, hastío y apurando hasta asco. De un licenciado de una carrera de ciencias.
Les cuento: Me comentaba esta joven persona, que le costó lo suyo poder graduarse como licenciado, que el paso por la universidad, fue todo menos placentero.
Tuvo que aguantar estoicamente, injusticias de profesores, sabios pero chiflados, sin humanidad y con claro menosprecio a determinados alumnos, entre los que se incluía. Una vez fue expulsado de un despacho de un catedrático, de malas maneras, cuando fue a solicitarle una revisión de examen de desarrollo, ya que la nota obtenida era un 4,95. Un viejo decrépito sin educación alguna, le expulso violentamente, sin atender a razones.
Al final no sin muchos esfuerzos, consigue licenciarse. Pero ahí no acaba la historia, para acceder al mercado necesita un máster. Nueve meses de clases y un desembolso para su familia. La cual no está pasando dificultades, pero las rentas llegan justitas. Eso lleva implícito , sacrificios para sus progenitores. Renuncia a vacaciones, su madre se apaña con la ropa de temporadas anteriores, etc. etc.
Estalla la maldita crisis y nuestro personaje, se ve con una licenciatura, un máster, una infinidad de cursos y similares. Da el perfil de la generación , los mejores preparados de la historia, pero sin trabajo.
Comienza una entrega de currículos por doquier, sin resultado alguno. Es más en más de un sitio lo rechazan , por estar demasiado preparado, ¿ como se como eso?.
En mitad de la crisis, sale un programa de la administración, al parecer la central, para incentivar el empleo juvenil, para menores de 25 años. Mala suerte nuestro licenciado, tenia por aquel entonces 27 años. Seguro que pensó , mis padres podrían haberme concebido un poco más tarde.
Después de un periodo, vio un poco de luz al túnel. Consigue un contrato como becario. Becario es sinónimo de explotado. Cuatrocientos euros y persona para todo y calladito, porque la cola para entrar es kilométrica.
Pasado un año, consigue mejorar su situación laboral, le contratan a tiempo parcial, veintisiete horas semanales, el salario lógicamente se eleva, pero no la proporción debida, con otra anomalía, las horas realmente trabajadas superan las cuarenta semanales. Y repito sin rechistar, si no a la p... calle. La explotación continua.
Recientemente ve en los medios la siguiente noticia. La Junta de Andalucía destinará 61.561.696€, para un programa operativo para el empleo juvenil en edades comprendidas entre los 16 y 30 años, para graduados superiores o ciclo superior de formación profesional. Ese dinero les será asignados a las distintas universidades andaluzas, para su puesta en ejecución.
Esta persona de la que nos ocupamos, supera por poco los treinta, por tanto fuera de ese programa. Dándose la circunstancia, que compañeros de trabajo menos formados, pero más jóvenes se beneficiaran de ese programa, pasarán a cobrar unos mil seiscientos euros mes netos
No sin ironía muy amarga me comentaba. A pesar del esfuerzo de mis padres, de sus renuncias, de sus sufrimientos, de las lágrimas derramadas por mi madre cuando suspendía alguna asignatura. A pesar que siempre creyeron en mí, alentándome a proseguir mis estudios , que nunca desfalleciera, a pesar de todo, no les perdonaré nunca que me trajeran a este mundo antes de tiempo. Porque yo pertenezco a la generación de los olvidados, los que no existen, ya que cometimos el terrible pecado de nacer antes de tiempo.
Terminaba con la siguiente reflexión. Me paso por el arco del triunfo el artículo 14 de la Constitución. Que no me digan, que los españoles somos iguales ante la Ley