La Portada

El autor de esta portada, es el joven pintor tesorillero David Solis Illana, amigo y vecino del administrador de este blog, Francisco Quirós "Pacurro".

Vamos a descifrar, lo que ha querido transmitir David, con su obra. Comenzando por la parte inferior izquierda. Las dos líneas que transcurren paralelas, representan a los ríos Genal y Hozgarganta, los cuales confluyen en una tercera línea, que encarna al Guadiaro, del cual son afluentes. Son los tres ríos, que discurren por nuestro pueblo. Origen de una fértil huerta, donde prevalece la calidad de sus cítricos.

El circulo final, es el sol el cual alumbra los cuatro puntos cardinales, que son esas cuatro curvas adosadas al contorno del citado círculo.

Nuestro artista, considera que agua y música, van estrechamente unidos, por eso, los tres ríos y el sol, configuran la forma de un diapasón, (instrumento musical),

Las letras de la parte superior, son las gentes de Tesorillo. El árbol de donde sale la p de pacurro, es un naranjo, que representa a la familia, con sus dos ramas, los hijos que tiene el administrador, de esta página.

Las hojas tienen forma de gotas de agua, porque como decíamos antes, el agua, es la principal fuente de riqueza de San Martin del Tesorillo

viernes, 12 de agosto de 2016

EL ÚLTIMO MAESTRO

Inaguración del Colegio Público José Luis Sánchez.1972

El pasado 9 de agosto. Fallecía en Jerez, don Juan José Navarro Lara, el último profesor en vida, que tuve en mi infancia y adolescencia.

Soy consciente que don Juan, como todos los humanos, tuvo luces y sombras, en su etapa de enseñanza, que era un persona que no dejaba impasible a nadie.

Pero yo me quedo, que gracias a su persona, muchos niños y jóvenes de los sesenta y setenta, pudimos cursar bachillerato en San Martín del Tesorillo.

Si no llega a ser porque fundó la Academia de San Agustín. La mayoría de los que hoy tenemos una formación media, sin duda alguna,  no la tendríamos.





Por supuesto que cursar un bachillerato por libre, jugandote el curso en un solo dia, no era muy académico  que digamos. No hablemos de las clases, donde en la misma aula, el latín de tercero, estaba junto a las matemáticas  de primero o ciencias de cuarto.En ese particular, le estaré siempre agradecido a don Juan Navarro. Descanse en paz.

Afortunadamente a través de las redes sociales, he descubierto la foto que ilustra el presente. En ella puedo observar a mis cuatros maestros.

Empezando por la izquierda el reseñado don Juan Navarro, a su lado don Juan Luis Domínguez, el cual me impartió clases en la academia San Agustín , tuve la gran satisfacción que también fue profesor de mi hija en su etapa escolar.

 A continuación don José Luís Sánchez , del cual el  colegio  toma su nombre. Un profesor muy longevo en su etapa docente, con decidles, que dio clases a mi padre y a un servidor de ustedes.Fueron muchas generaciones las que pasaron por sus manos, de ahí la huella que dejó en Tesorillo.

El cuarto es el señor que figura entre el señor mayor y la señora (esposa de don José Luis), don Juan Bañasco, el único nacido en la localidad.

Me quedo con todo lo bueno que  los cuatros me enseñaron . Mis  conocimientos, el respeto hacia los demás en especial a los mayores , el orden, la disciplina, los buenos modales y muchos más valores , aunque a cambio recibiera algún que otro cachete.

Habrán observado que al mencionarlos he antepuesto el don. En aquellos tiempos el maestro, era don o doña . Se les procesaba un respeto total, respeto que nuestros padres nos hacían acatar sin objeción alguna.Como han cambiado los tiempos, en ese aspecto  para mal a mi modesto entender.

Existe un quinto maestro en la fotografía. Él  no cursó carrera alguna, pero fue un maestro en señorío , generosidad, educación, bondad.

Me refiero al señor mayor que está situado entre el sacerdote y la señora. Antonio Cerralbo, conocidos por todos como el Maestro Cerralbo.

Llegó a nuestra población como mecánico de Los Larios, aquí se quedó hasta el final de sus días. Gracias a sus conocimientos, dejó tras de si una generación de buenos mecánicos y sobre todo un recuerdo imborrable de excelente persona.