lunes, 10 de abril de 2017

Pie de Foto. Domingo de Ramos

Ana Martin Tovar, con túnica marrón.

Ayer celebramos  como en la inmesa mayoría de las localidades españolas,  el Domingo de Ramos, que conmemora la entrada triunfal de nuestro señor Jesucristo en Jerusalen.

Son muchas las procesiones donde es portada a hombros la imagen de Jesús en la borriquita. En nuestra localidad, no existió jamás dicha imagen. Aunque si ha existido siempre la procesión de ramos.

Donde feligreses  portando  ramas de olivo u hojas de palmeras, previamente bendecidos, acompañaban al sacerdote oficiante por las distintas calles del pueblo.

Desde hace cuatro Semanas Santas y gracias a la iniciativa de la siempre inquieta Ana Martín Tovar, por supuesto con el veneplácito del curra parroco. Se viene celebrando de distinta manera. Un joven encarna la figura de Jesús y pasea por el pueblo a lomos de un pollino.  Entre las personas que le acompañan, van algunas revestidas de época.

La afluencia fue más  numerosa que en años precedentes, y parece que la celebración del Domingo de Ramos bajo esta modalidad se está consolidando

Si así  fuese, que va a ser que si, debemos recordar siempre que la idea  y su principal mentora es Anita la de Mateo.