La Portada

El autor de esta portada, es el joven pintor tesorillero David Solis Illana, amigo y vecino del administrador de este blog, Francisco Quirós "Pacurro".

Vamos a descifrar, lo que ha querido transmitir David, con su obra. Comenzando por la parte inferior izquierda. Las dos líneas que transcurren paralelas, representan a los ríos Genal y Hozgarganta, los cuales confluyen en una tercera línea, que encarna al Guadiaro, del cual son afluentes. Son los tres ríos, que discurren por nuestro pueblo. Origen de una fértil huerta, donde prevalece la calidad de sus cítricos.

El circulo final, es el sol el cual alumbra los cuatro puntos cardinales, que son esas cuatro curvas adosadas al contorno del citado círculo.

Nuestro artista, considera que agua y música, van estrechamente unidos, por eso, los tres ríos y el sol, configuran la forma de un diapasón, (instrumento musical),

Las letras de la parte superior, son las gentes de Tesorillo. El árbol de donde sale la p de pacurro, es un naranjo, que representa a la familia, con sus dos ramas, los hijos que tiene el administrador, de esta página.

Las hojas tienen forma de gotas de agua, porque como decíamos antes, el agua, es la principal fuente de riqueza de San Martin del Tesorillo

jueves, 24 de agosto de 2017

¡ ALERTA!


http://temas.sld.cu/vigilanciaensalud/files/2016/04/alerta_2.jpg


 Los desaprensivos , amigos de lo ajeno, para que andarnos con rodeos, ladrones. La mayoría de esa calaña, no tienen escrúpulos, tampoco es nada nuevo


Decimos esto, porque se están produciendo, recientemente sustracciones , sobre todo a personas mayores. Que suelen llevar alguna joya de cierto valor. Generalmente , con alto valor sentimental. Recuerdos de familia, o el clásico cordón de oro, que porta una foto de un familiar.



Son extremadamente  hábiles, y en un pis pas, le han robado la pieza. Entablan conversación con la víctima, con cualquier excusa. Bien preguntando por una vivienda de alquiler, o una manera muy recurrente, interesándose  por alguien que quiera vender oro, se hacen pasar por compradores.


Se valen de cualquier excusa, para que les entreguen la joya, y cuando supuestamente se la devuelven, evidentemente es otra cosa muy distinta. Es el método del tocomocho.

Sin pretender crear  una alarma colectiva, si debemos estar en alerta,  con especial atención a las personas mayores, que por su edad son más vulnerables